Si hace unas semanas inaugurábamos nuestro blog desmontando los mitos de los que el BIM es víctima con más frecuencia, hoy queremos seguir acercándote esta metodología de trabajo a tu día a día. Por eso vamos a explicarte cómo diseñar, planificar, ejecutar y evaluar un Plan de Implementación BIM, un proceso que suele dividirse en estas cuatro etapas y que, habitualmente, desarrolla un BIM Manager:

  1. Investigación sobre la organización

El primer paso requiere conocer a fondo la entidad que quiere incorporar el BIM a sus dinámicas. Para ello, se realiza una auditoría en la que se evalúan aspectos como la composición de la plantilla y, más concretamente, su conocimiento sobre el ámbito BIM, además de cuestiones como los procesos de trabajo actuales, la infraestructura de la que está dotada o cualquier otro asunto que se considere relevante. Para optimizar el resto del proceso, es imprescindible que quien lleve a cabo esta tarea de revisión sea alguien especializado en el ámbito BIM ya que solo a partir de su experiencia podrá evaluar cuál es el punto real de partida.

  1. Planificación para la implementación del BIM

Una vez que se haya obtenido una fotografía sobre la situación exacta de la organización es cuando se realiza la planificación estratégica para la incorporación del BIM, que habitualmente suele ser gradual, y que comienza con la formación de un equipo especializado dentro de la compañía. De este modo, esta parte de la plantilla constituye el núcleo con el que se trabaja de cara al desarrollo de un proyecto piloto, en el que también es clave la elección del software que se va a incorporar.

  1. Ejecución del plan de implementación

Es en esta etapa cuando comienza el verdadero trabajo de campo desde el punto de vista de la formación, una tarea que suele constar de una preparación más generalista sobre principios de aplicación del BIM y, en una segunda fase, un entrenamiento mucho más especializado en el que se pone el foco sobre las competencias que, de un modo específico, van a desarrollar en sus respectivos de trabajo los distintos perfiles implicados.

  1. Evaluación

El Plan de Implementación del BIM va a suponer una serie de beneficios desde la perspectiva económica y temporal que deben ser estudiados para comprobar cuál es el retorno de la inversión que exige el proceso de implantación de esta tecnología en una entidad.


En BIM Skills somos plenamente conscientes de la importancia de aportar un enfoque integral a todo el proceso de llegada de una metodología nueva a una empresa. Por eso damos soporte en todas las etapas, realizando una planificación específica para cada caso, con el objetivo de que la propuesta se alinee con los intereses estratégicos de cada organización. Además, este tipo de trabajos nos permiten conciliar las dos líneas de negocio en las que estamos especializados, como son la formación y la implementación.

×
×

Carrito